Carnaval de Tarifa

La cuarta sesión de preliminares se convierte en una auténtica odisea

En una noche de viernes que más parecía una expedición submarina, las agrupaciones del Concurso del Falla se aventuraron a explorar las profundidades del humor gaditano, pero no todos lograron salir a flote. La calidad sumergida a varios metros bajo el mar fue palpable, con actuaciones que dejaron a algunos deseando no haberse sumergido en este océano carnavalesco.

En lo más alto, emergiendo con fuerza gaditana, el coro de Luis Rivero se convirtió en el faro que guió la travesía. Su apuesta por lo más genuino de la tierra se tradujo en una teatralización y ejecución sensacionales. Mientras las mojarritas y los pulpos reinaban en el fondo del mar gaditano, Rivero y su coro se adueñaban del escenario.

Lee la crónica completa del coro ‘El paraíso’

Pero el resto de la función no fue tan afortunado. La Atlántida parecía resurgir, pero el experimento se hundió en un repertorio saturado de humedad y errores de interpretación que ahogaron cualquier mensaje claro. El agua tapá hizo estragos.

La crónica de la comparsa Los Atlantes está aquí

En el espacio, la chirigota ‘Cariño… necesito mi espacio’ llevó su humor surrealista a otro nivel, pero no encontró su espacio en el Falla. Su repertorio deshilachado dejó a muchos preguntándose si realmente pertenecían a este planeta.

Lee la crónica completa de la chirigota aquí:

Los ladrones de ‘El Golpe’ intentaron dar su gran golpe, pero la alarma sonó temprano. Inspirados en los grandes, tropezaron en el camino y se fueron con las manos vacías.

La crónica de la comparsa El Golpe está aquí.

El cuarteto ‘¡Qué doló de muñeca!’ mostró juventud y esfuerzo, aunque aún no han dado el salto a la categoría adulta. Su actuación fue como un experimento en desarrollo.

La crónica completa del cuarteto está aquí.

‘El Hum’, con su sonido apocalíptico, investigó los sonidos de Cádiz con un repertorio que más parecía pertenecer a otra localidad. Una expedición no tan exitosa.

Lee la crónica completa de la comparsa El Hum aquí.

Finalmente, los ‘Fenicios’ del Canal de Ponce de la Caleta intentaron dividir la noche con su pasodoble para paladear y cuplés simpáticos. Aunque no soplan velas, dejaron su marca en la travesía carnavalesca.

La crónica completa de la chirigota «Los de Canal Sur» aquí

En resumen, la noche fue un viaje tumultuoso que dejó a algunos anhelando regresar a la superficie. Desde las profundidades marinas hasta el espacio exterior, el humor gaditano se embarcó en una odisea no tan exitosa, dejando que la marea del sarcasmo y el humor lavara las actuaciones menos brillantes.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba