Campo de Gibraltar

147 migrantes perdieron la vida en el Estrecho durante 2023

En el transcurso del año 2023, la ruta migratoria que atraviesa el Estrecho de Gibraltar se ha revelado como una travesía peligrosa y desgarradora, cobrándose la vida de 147 personas que buscaban alcanzar las costas españolas. El análisis minucioso del informe ‘Monitoreo Derecho a la Vida 2023’, presentado por la organización Caminando Fronteras y reportado por Europa Press, arroja luz sobre los dramáticos desafíos que enfrentan aquellos que emprenden esta ruta desde la Frontera Occidental Euroafricana.

El mes de abril emergió como el más mortífero, marcado por la pérdida trágica de 46 vidas. Este informe pone de manifiesto que las muertes están estrechamente vinculadas a la utilización de medios precarios, especialmente embarcaciones como neumáticas a remos, conocidas como «toys», que parten desde la zona de Tánger. Estos incidentes mortales subrayan la vulnerabilidad de los migrantes y la falta de seguridad en sus travesías.

La ruta por el Estrecho de Gibraltar, destinada a alcanzar las costas gaditanas y onubenses, mostró una cifra preocupante de fallecimientos a lo largo del año. Después del sombrío mes de abril, agosto encabezó la lista con 37 muertes, seguido de octubre con 21 y noviembre con 14. Este último mes estuvo marcado por una tragedia particular, cuando cuatro migrantes perdieron la vida por ahogamiento al ser arrojados al agua desde una narcolancha cerca de la playa de Camposoto en San Fernando (Cádiz). Diciembre y julio, sin embargo, no registraron incidentes mortales en el Estrecho.

El informe de Caminando Fronteras también destaca que, en total, se contabilizaron 45 naufragios a lo largo de la ruta del Estrecho en 2023, siendo la segunda más mortífera después de la ruta Canaria, donde se documentaron 128 tragedias en el mar. A nivel global, la cifra es impactante, con 6.618 migrantes perdiendo la vida mientras intentaban llegar a las costas españolas durante el pasado año. La ruta canaria lidera estas estadísticas, experimentando un alarmante aumento del 177% en comparación con el año anterior, que registró 2.390 muertes.

Este sombrío panorama destaca la urgencia de abordar las condiciones peligrosas y las limitaciones de seguridad que enfrentan los migrantes en estas travesías, planteando preguntas críticas sobre la necesidad de medidas humanitarias y de seguridad más efectivas en la gestión de la migración en la región.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba