Semana Santa de Tarifa

Cazalla rinde homenaje en su pregón a la Tarifa más costalera

¿Hay otro pueblo mejor, otro lugar penitente, que sepa cargar al Señor de formas tan diferentes?

El domingo pasado, en el Teatro Alameda, el tarifeño Rafael Cazalla Urbano ofrecía un enérgico, apasionado y emotivo pregón que resaltó la rica identidad, conocimiento y fe que caracterizan a la Semana Santa de Tarifa. Acompañado en el escenario por destacadas figuras locales como el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, David Robles, el director espiritual y párroco de San Mateo, Juan Pedro Varo, el alcalde José Antonio Santos, el concejal de Cultura Nacho Trujillo, y Juan Antonio Patrón, Cazalla cautivó a la audiencia con su discurso.

El pregón inició con un emotivo homenaje a su padre, quien le inculcó los valores cristianos y la devoción por esta arraigada tradición. Continuó evocando imágenes sensoriales que hacen vibrar los sentidos: el suave aroma del azahar, el humo místico del incienso, el dulce sabor de las torrijas, las palmas del Domingo de Ramos, la rama del olivo como símbolo de paz y el calor de la cera ardiente.

Cazalla, con su experiencia como historiador y experto en patrimonio cultural, resaltó la importancia de entender el mensaje evangélico detrás de cada iconografía, realizando un recorrido por los momentos más emblemáticos de la Semana Santa de Tarifa, desde la vibrante celebración del Domingo de Ramos hasta la gloriosa Resurrección.

El pregón también fue un sincero tributo a las generaciones pasadas que contribuyeron al esplendor de la Semana Santa de Tarifa, una tradición mantenida viva gracias al esfuerzo y dedicación de muchas personas. Cazalla instó a preservar y defender lo auténtico, rechazando la mera imitación de otras ciudades y destacando la identidad única de Tarifa.

«Si en Sevilla alardean de la Virgen de los Reyes, aquí en Tarifa tenemos a la de la Luz, la que más altares tiene», así concluyó su ferviente defensa de la identidad de la Semana Santa tarifeña, estremeciendo los cimientos del Teatro Alameda bajo el aplauso emocionado del público.

Además, Cazalla recordó las noches de cuaresma y levante, donde se aprende del sacrificio en el mundo de las trabajaderas, y se comparten momentos de camaradería con una refrescante «cervecita». Aunque lamentó no haber sido costalero debido a problemas de espalda, expresó su deseo de haber experimentado el peso de cargar la cruz, donde cada kilo conlleva dolor, pero también sacrificio, generosidad y un arte especial al caminar.

Tarifa ha ido absorbiendo diferentes estilos de carga, cada hermandad tiene su propia idiosincracia: El Huerto con sus costales, la Salud con sus «molías», la devoción Soledad que siempre llevó su dolor con horquillas gaditanas, Nazareno su zancada, Consuelo es sobriedad, Angustias las costaleras, Medinaceli camina de tarifeñas maneras, ¿hay otro pueblo mejor, otro lugar penitente, que sepa cargar al Señor de formas tan diferentes? Pos yo te digo que no, ni en el mundo de los sueños, ni el presente y la memoria, nadie puede igualar a este pueblo tan pequeño donde las levantás llevan siempre a la gloria. Por eso yo no me canso, lo diré hasta que me muera, alto y grito desde mi trabajadera: ¡Vamos al cielo con Dios, mi Tarifa costalera!

Y una vez más, el público estalló en aplausos mientras Cazalla destacaba las cualidades únicas de cada una de las hermandades y cofradías que enaltecen la Semana Santa de Tarifa.

Presentado por Juan Antonio Patrón como un hombre de fe que busca vivir plenamente la Semana Santa, un devoto cofrade que encuentra gozo en ella, y un erudito del arte que busca preservar su integridad, Cazalla subrayó la belleza y la trascendencia de ser cofrade como una expresión profunda de la fe católica.

El evento, amenizado por la Banda Municipal de Música Asociación Pintor Manuel Reiné, concluyó con una exaltación pronunciada desde la fe y la devoción del pregonero, seguida de gestos de gratitud hacia su familia y la comunidad cofrade. La entrega de flores a su madre y un obsequio especial por parte del presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, David Robles, marcaron el cierre de un pregonero inspirador que resaltó la identidad única de la Semana Santa en Tarifa.

El acto, bajo la dirección de Alberto Díaz, contó también con la participación del tarifeño Juan Antonio Patrón Sandoval, quien ofreció una semblanza biográfica del pregonero, destacando su valentía como cofrade y su firme compromiso con una mayor formación catequética y cofrade.

Con su pregón, Rafael Cazalla ha dejado una huella imborrable en el corazón de los cofrades tarifeños, marcando la cuenta atrás de siete días para el inicio de la Semana Santa en Tarifa. Su discurso inspirador, cargado de devoción y enérgica defensa del sentir cofrade más arraigado en Tarifa, ha preparado el escenario para una celebración que promete ser mucho más que una mera expresión de religiosidad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba