Qué ver en Tarifa

La Basílica de Baelo Claudia

Uno de los espacios singulares que se encuentran en el yacimiento arqueológico de Baelo Claudia es su basílica.

La Basílica de Baelo Claudia es más que un monumento arquitectónico; es una ventana al pasado que nos invita a explorar la riqueza cultural de la antigua ciudad romana. Si estás planeando una visita a Tarifa, asegúrate de agendar en tu calendario una visita al yacimiento arqueológico para sumergirte en el asombroso viaje en el tiempo que ofrece la Basílica de Baelo Claudia. ¡Una experiencia única aguarda a los amantes de la historia y la arqueología!

Ubicada en un enclave único, la playa de Bolonia en Tarifa, esta imponente estructura se erige como un testimonio tangible del pasado, revelando los misterios y las funciones que desempeñaba en la antigua ciudad de Baelo Claudia.

Historia y Construcción: La Basílica de Baelo Claudia fue erigida entre los años 50 y 70 d.C., marcando una era de esplendor arquitectónico en la región. Su construcción se llevó a cabo en una escala impresionante, ocupando todo el lado sur del Foro. Sin embargo, su destino tomó un giro inesperado en el s. III d.C. cuando el edificio se derrumbó debido a un devastador terremoto.

Dimensiones y Propósito: Con unas dimensiones imponentes de 31,50 x 18,50 metros, la Basílica no solo era un monumento grandioso sino también un centro multifuncional. Originalmente destinada a la administración de justicia, también servía como lugar de culto imperial, espacio de negocios y punto de encuentro para los ciudadanos.

Arquitectura Impresionante: La descripción técnica revela la majestuosidad de esta edificación rectangular. Construida con sillares y muros de mampostería estucados y pintados, la Basílica presenta un peristilo de veinte columnas que estructura el espacio interior en dos plantas. La inferior cuenta con columnas de orden jónico, mientras que la superior presenta columnas de orden compuesto, creando una amalgama visualmente impresionante.

Usos Diversos: Aunque su función principal era la administración de justicia, la Basílica desbordaba de actividad. Desde la celebración de juicios hasta transacciones comerciales bajo la ley romana, este monumento era un punto de reunión seguro, incluso frente a los elementos meteorológicos adversos.

Culto Imperial y Estatuas Colosales: Dentro de la Basílica, se encontraba la colosal estatua de Trajano, vestido con la toga de magistrado y sosteniendo la cornucopia de la abundancia. Este hallazgo y pedestales de otras esculturas sugieren la práctica del culto imperial en este imponente espacio.

Colapso y Restauración: A mediados del Siglo I, la Basílica cerró el área forense, posiblemente sobre una estructura anterior. Sin embargo, su colapso definitivo llegó en el s. III, vinculado a un poderoso terremoto. Sorprendentemente, las excavaciones revelaron tambores de columnas pegados entre sí, permitiendo la posterior restauración parcial de la columnata.

Botón volver arriba