Qué ver en Tarifa

La Historia y Arquitectura de la Iglesia de San Francisco de Asís en Tarifa

El templo alberga piezas de gran valor histórico, como el crucificado Santo Cristo del Consuelo, que data del siglo XVI

La Iglesia de San Francisco de Asís, situada en Tarifa, tiene sus raíces en el siglo XVI, con registros que datan desde el año 1519. A lo largo de su historia, esta iglesia ha experimentado diversos avatares, desde un progresivo abandono hasta los estragos causados por el terremoto de Lisboa de 1755, que la dejó gravemente dañada. Como consecuencia, la estructura original tuvo que ser prácticamente demolida y reconstruida entre 1794 y 1797, siguiendo los estilos estilísticos del barroco y el neoclásico, en voga en aquella época.

La iglesia se presenta como una edificación de planta rectangular, compuesta por tres naves separadas por pilares de sección cuadrangular, que sostienen arcos de medio punto. La nave central está cubierta por una bóveda semicircular o de cañón, culminando en un ábside de planta semicircular que alberga el Altar Mayor. Balconadas sobre las naves laterales, destinadas antiguamente a la asistencia a los oficios, se abren hacia la nave principal.

Uno de los elementos más notables de la iglesia es su coro decimonónico, ubicado en la Capilla Mayor, alrededor de un baldaquino circular del siglo XIX. Este baldaquino, coronado por una cúpula sostenida por columnas corintias, resguarda una valiosa talla de la Inmaculada, que data de 1563.

En cuanto a su imaginería religiosa, la iglesia alberga piezas de gran valor histórico, como el crucificado Santo Cristo del Consuelo, que data del siglo XVI y es una de las más antiguas de Tarifa.

La arquitectura de la Iglesia de San Francisco de Asís fusiona elementos barrocos y neoclásicos, presentando detalles curiosos como el campanario, que se extiende como una prolongación de la parte central de la fachada, y el cordón pétreo que rodea la puerta principal.

Con su estructura de tres naves, siendo la central más amplia y alta, la Iglesia de San Francisco de Asís busca acomodar a un mayor número de fieles, con galerías en las naves laterales para este propósito. Los pilares cúbicos y los arcos de medio punto sostienen las bóvedas, que se caracterizan por su simplicidad, con lunetos como elemento distintivo.

En resumen, la Iglesia de San Francisco de Asís es una pieza emblemática de la arquitectura religiosa de Tarifa, que ha sabido adaptarse a lo largo de los siglos, conservando su rica historia y su valioso patrimonio artístico.

Botón volver arriba