Qué hacer en Tarifa

La vaca Palurda: La res respetuosa con el medioambiente que se cría en Tarifa

La producción y consumo de carne de vacuno han sido temas de creciente preocupación en el contexto del cambio climático, ya que a esta industria se le apunta como una de las causas de los cambios ambientales significativos que nuestro planeta está experimentando, de hecho, a los criadores de ganado vacuno se les responsabiliza del 14,5% de las emisiones de metano y óxido nitroso que se producen en nuestro planeta.

Además, los defensores del cambio climático han señalado al ganado vacuno y a sus productores como los responsables de la deforestación, el mal uso del agua y la pérdida de la biodiversidad. Hasta el punto, que muchos consumidores concienciados con el cambio climático han dado la espalda al consumo de este tipo de carne en favor de otros productos etiquetados como menos contaminantes.

Frente a esta postura que tiene su origen en las necesidades de recursos de las macrogranjas de producción intensiva, se alza una alternativa, la de la ganadería extensiva que se presenta como uno de los mejores aliados para combatir el cambio climático y preservar el medioambiente.

La vaca Palurda de Tarifa

Han pasado 16 años, desde que el periodista Shus Terán publicara para Europa Sur la situación crítica de una raza autóctona, la vaca Palurda de Tarifa. En aquel momento la cabaña de esta res autóctona rozaba el centenar de ejemplares. Y los ganaderos, sobre todo de la zona de La Ahumada a través de la voz de Terán lanzaban un SOS no solo a la administración pública autonómica, por entonces gobernada por el PSOE, sino a todas las administraciones supramunicipales competentes para evitar que este tesoro tarifeño se perdiera.

La palurda es una vaca que tiene unas características físicas que la hacen diferente a otras razas de vacuno, la distancia entre sus cuernos es más amplia y estos apuntan al cielo. Sus manchas en el rostro, principalmente en los ojos y en el hocico, las podemos encontrar blanco sobre negro y negro sobre blanco, también le otorgan ese semblante único.

Además, la Palurda es una res semisilvestre, ya que acostumbra a buscar el alimento en su entorno natural, juega un papel fundamental en el cuidado del alcornocal y del medioambiente autóctono.

Casi medio millar de cabezas de ganado

Los esfuerzos de los ganaderos de la zona, tras una década y media luchando por la raza han ido dando sus frutos. Hoy en día la cabaña de Palurda en el municipo de Tarifa casi roza el medio millar de reses.

Han sido años de trabajo duro y silencioso, invirtiendo tiempo, cuidado y dinero, y en muchas ocasiones con escasa ayuda de las administraciones públicas. Pero estos hombres y mujeres del campo tenían claro que solo ellos podrían obrar el milagro de salvar a esta raza tan tarifeña como el viento de Levante, las playas de arena blanca y fina, el atún rojo, o las ruinas de Baelo Claudia.

La carne de vacuno: Un tesoro nutricional para la salud

La carne de vacuno, especialmente la ternera, destaca como una fuente magra con alto valor nutricional, siendo una opción beneficiosa desde la infancia. Con aproximadamente 100 gramos, ofrece una combinación equilibrada de proteínas, agua, grasa y minerales esenciales como hierro, potasio, magnesio, calcio y zinc, proporcionando significativos beneficios para la salud.

Su contenido en sarcosina y carnitina la convierte en una elección recomendada para deportistas y aquellos con un estilo de vida activo. Además, su riqueza en vitaminas B6 y B12, ácido linoléico, hierro y otros nutrientes esenciales contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico, metabolismo y desarrollo muscular.

Consumida con moderación y dentro de una dieta equilibrada, la carne de vacuno se posiciona como un aliado nutricional excepcional para mantener un estilo de vida saludable.

La familia «Santos Serrano» una de las principales impulsoras de la recuperación de la raza Palurda en Tarifa

Al entrar por la carretera que desde la N-340 se bifurca para llegar al Santuario de Nuestra Señora de la Luz, a unos setecientos metros a la derecha nos encontramos con el Restaurante-Apartamentos «El Rancho». Un establecimiento que cuenta con casi un millar de reseñas y una nota de 4,6 sobre 5, según las opiniones reflejadas por los clientes en Google Maps.

«El Rancho» es un negocio dedicado a la restauración y al alojamiento turístico perteneciente la familia «Santos Serrano». Especializados en carnes, atún rojo de Almadraba y guisos tradicionales, este establecimiento nació como tabla de salvación para una humilde familia ganadera que se encontraba en una situación crítica a raíz de una de las fuertes crisis que en las últimas décadas ha azotado al sector primario. Así Paco Santos y Ana Serrano, se vieron obligados a incorporar una nueva actividad para poder dar de comer a sus hijos.

Una verdadera historia de superación personal, que en la actualidad les ha llevado a situarse como uno de los establecimientos de restauración más emblemáticos de la zona, por sus carnes de Retinto y Palurda de Tarifa entre otras viandas.

Y es que la conexión que existe entre los «Santos Serrano» y la vaca «Palurda» es mucho más fuerte de lo que se ve a simple vista. Así como la vaca Palurda de Tarifa muestra su resilencia y capacidad para adaptarse en su entorno semisilvestre, la familia Santos Serranos, impulsores de esta raza, refleja una historia de resilencia y versatilidad. Inicialmente ganaderos dedicados a la conservación de la raza Palurda, tuvieron que enfrentar cambios y reinventarse.

De la ganadería, la familia Santos Serranos dio un salto hacia la hostelería y el alojamiento turístico, combinando ambas actividades en su restaurante El Rancho. Un lugar los comensales pueden deleitarse con las carnes de producción propia, guisos tradicionales, atún rojo de la Almadraba de Tarifa con un toque de originalidad y creatividad, una muestra tangible de su compromiso no solo con la tradición ganadera y la calidad gastronómica, sino con su pueblo, Tarifa.

En la historia de la familia Santos Serrano, al igual que la vida independiente de la vaca Palurda, destaca la importancia de la resilencia y la adaptabilidad en el camino hacia el éxito. Ambos son ejemplos de cómo enfrentar los desafíos, evolucionar y florecer, ya sea en los pastizales semisilvestres de la Sierra de la Ahumada o en el mundo de la hostelería del Campo de Gibraltar.

En conclusión, la ganadería extensiva no solo proporciona productos alimenticios de alta calidad, como las carnes de Palurda o Retinto, sino que también preserva los parques naturales del municipio de Tarifa, contribuyendo al mantenimiento de ecosistemas valiosos. Aprovecha extensas áreas como barbechos y pastizales, conserva suelos en climas áridos, amortigua el cambio climático y previene incendios mediante el ramoneo del ganado. Sostiene poblaciones locales, impulsa sectores económicos, mantiene paisajes y biodiversidad, preserva razas ganaderas y se destaca como una actividad sostenible y ética.

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Artículo muy interesante y desvelador sobre esta raza, que yo personalmente desconocía de su existencia.
    Enhorabuena.

    1. Muchísimas gracias por tus palabras. En Diario de Tarifa nos hemos propuesto sacar a la luz las maravillas de esta tierra, tan castigada por noticias negativas como las pateras y la droga. Hay mucho que contar, y comentarios como el tuyo nos animan a seguir adelante.

Botón volver arriba