Gastronomía

‘Las Cajillas’ de Tarifa: Un tesoro gastronómico con raíces árabes

La Pastelería Bernal lleva 114 años elaborando de forma artesanal este dulce típico tarifeño

En las vitrinas de la Pastelería Bernal en Tarifa, las Cajillas destacan como una joya culinaria que ha desafiado con gracia el paso del tiempo, resguardando en sus dulces capas una historia que se remonta a la Edad Media y se enraíza en la rica tradición árabe que ha impregnado la región.

Las Cajillas, un verdadero tesoro gastronómico de la repostería de Tarifa, despiertan los sentidos con su exquisita mezcla de sabores y texturas.

Se trata de un pastel que solo se hace en Tarifa. Este dulce emblemático de la comarca se distingue por su elaboración minuciosa. Una masa de almendras reposa sobre una base de galleta, coronada por un delicado glaseado. El proceso, meticuloso y laborioso, se extiende a lo largo de varios días para lograr el punto perfecto en cada ingrediente.

Estirando con el rodillo la masa para hacer la base de la cajilla.

Los pasteleros artesanos de Bernal saben que cada ‘Cajilla’ es concebida con un respeto reverencial por la receta ancestral que ha sido transmitida de padres a hijos, durante cuatro generaciones, ya que el establecimiento acaba de cumplir 114 años endulzando la vida de los tarifeños. Es aquí donde el arte culinario se fusiona con la nostalgia, y los ingredientes más simples se transforman en una experiencia sensorial que trasciende el tiempo.

La preparación meticulosa comienza con la selección cuidadosa de almendras de la más alta calidad, acompañadas por la frescura de los huevos locales y la harina de trigo, molida de manera tradicional en los molinos de piedra que han sido parte del paisaje de Tarifa durante siglos. Estos elementos se unen con un toque de azúcar y un ingrediente secreto que infunde cada Cajilla con un aura de amor y devoción por la artesanía gastronómica.

Una vez que la masa alcanza la consistencia perfecta, expertas manos la moldean con habilidad, extendiéndola con cuidado hasta que adquiera una textura elástica y homogénea. Es entonces cuando se corta en círculos, se hornea hasta obtener un dorado exquisito y se deja enfriar para dar paso al siguiente paso en este delicado proceso.

El relleno de almendra, una mezcla delicadamente equilibrada de almendra molida y azúcar, se vierte con precisión en cada Cajilla, antes de ser cuidadosamente glaseada con una fina capa de azúcar y agua, que le otorga su brillo característico y su sabor embriagador.

La Pastelería Bernal, en su afán por preservar la autenticidad de esta tradición, ofrece dos variantes de tamaño: la Cajilla tradicional y una versión miniatura, perfecta para aquellos que desean deleitarse con un bocado de historia sin excesos.

Más que un postre, las Cajillas representan un vínculo con el pasado de Tarifa, un tributo a las manos que han moldeado su historia y una celebración de la rica herencia culinaria que sigue deleitando a los paladares de quienes tienen el privilegio de probarlas.

Las Cajillas no son simplemente un manjar; son un viaje en el tiempo, un símbolo de identidad y una deliciosa muestra del patrimonio gastronómico de Tarifa que sigue siendo celebrado y disfrutado con cada bocado.

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. Me ha gustado mucho el artículo pero se os ha pasado mencionar que la cajilla es un dulce típico de Navidad y que era el que antiguamente se dejaba en la noche de reyes para que sus majestades tomaran un tentempié. Por lo demás, tan solo puedo felicitaros. Gracias por visibilizar de esta forma tan bonita Tarifa.

  2. La próxima vez que visite Tarifa iré a la pastelería Bernal a probarlas, porque me habéis dejado con ganas de probarlas.

  3. ¡Me ha encantado el reportaje! Muchas gracias por el gran trabajo que estáis haciendo. Hacia falta en Tarifa un periódico como el vuestro .

  4. No conocía este dulce. Cuando vaya a Tarifa lo compraré. Gracias por el reportaje porque dan ganas de salir corriendo a comprar las cajillas de lo bonito que está.

Botón volver arriba