Campo de Gibraltar

Las carreras STEM aún siguen siendo muy poco atractivas para las niñas

Hoy en día hay más posibilidades que una niña quiera ser "influencer" o "youtuber" que científica porque apenas hay exposición ni divulgación del papel de la mujer en la ciencia

El 22 de diciembre de 2015, la Asamblea General de la UNESCO decidió establecer un Día Internacional anual para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología, desde entonces, cada 11 de febrero de conmemora «El Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia«. Justo, 9 años más tarde, los avances no son los esperados y el papel de la mujer en las profesiones STEM sigue siendo testimonial. De hecho, en España, según estudio realizado por investigadores de la Universidad Pontificia de Comillas, el porcentaje de mujeres en el sector STEM español inferior al 40%.

De la docencia y la investigación al voluntariado, así es la historia de las biólogas Ana Villaescusa y Ana Juárez, de la «Asociación Amigos de la Ciencia Diverciencia Algeciras», que han dedicado su tiempo después de jubilarse a impulsar iniciativas que resalten el importante papel de la mujer en el ámbito científico.

Ana Villaescusa, quien previamente ocupó el cargo de presidenta en la asociación y actualmente ostenta el título de presidenta perpetua, y Ana Juárez, vicepresidenta en la entidad en la actualidad, son dos figuras destacadas en la promoción de la igualdad de género en el ámbito científico en el Campo de Gibraltar.

Esta redacción ha tenido la oportunidad de conversar con ellas al término de un taller sobre fósiles, el cual impartieron en el Observatorio de Cazalla en Tarifa como parte de las actividades organizadas en conmemoración del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

¿Quién es Ana Villaescusa?

Ana Villaescusa es bióloga y docente. Realizó sus estudios universitarios en la Universidad de Sevilla, donde obtuvo su licenciatura en Biología Fundamental. Desde 1977, comenzó su trayectoria como profesora en el colegio María Auxiliadora de Algeciras, y tras su jubilación en 2016, se ha dedicado de lleno a la divulgación científica.

Sus áreas de investigación abarcan el estudio de la microfauna en macroalgas en el litoral de Algeciras y Tarifa. En 2011, incorporó el erizo de mar a sus clases de laboratorio para investigar la fecundación in vitro, y en 2014, centró sus estudios en las medusas, explorando sus ciclos de vida, las causas de su proliferación y sus aplicaciones en biotecnología y alimentación.

Como presidenta de la asociación DIVERCIENCIA (Amigos de la Ciencia), su dedicación a la divulgación científica se manifiesta a través de una amplia gama de actividades. Desde el año 2006, ha liderado con éxito las Jornadas de Ciencia en Algeciras, y ha impartido conferencias sobre una variedad de temas, incluyendo la edad, la vida y la producción de venenos en las células urticantes de las medusas. Además, ha llevado a cabo investigaciones sobre la influencia de variables ambientales en los varamientos de medusas en las playas del estrecho de Gibraltar.

Cabe destacar que en la actualidad ocupa el cargo de presidenta honorífica de la entidad, demostrando así su compromiso continuo con la promoción de la ciencia y la educación.

¿Quién es Ana Juárez?

Ana Juárez es Licenciada en Biología por la Universidad de Granada y Diplomada en Gestión Medioambiental por la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Su formación académica y su especialización en gestión medioambiental reflejan su profundo compromiso con el estudio y la conservación del entorno natural.

Actualmente, desempeña el papel de vicepresidenta en la Asociación DIVERCIENCIA, donde aporta su experiencia y conocimientos para promover la divulgación científica y fomentar el interés por la ciencia en la comunidad. Su labor como vicepresidenta refleja su dedicación continua a la causa de la educación y la concienciación ambiental.

¿Por qué creéis que aún no son atractivas las profesiones de ciencias para las mujeres hoy día?

Las niñas necesitan modelos a seguir que las inspiren a adentrarse en el mundo de la informática, la computación y la ingeniería. Desafortunadamente, las estadísticas de las Naciones Unidas revelan que la representación femenina en estos campos aún no alcanza el 50%. Ana Juárez ha destacado cómo el fenómeno del «techo de cristal» continúa obstaculizando el progreso de las mujeres, ya que la falta de presencia en puestos relevantes limita las referencias a las que las niñas pueden aspirar. En contraste, el auge de las «mujeres influencers» está captando la atención de las generaciones más jóvenes, con muchas niñas deseando convertirse en YouTubers o influencers en lugar de considerar carreras en ciencias y tecnología.

Es esencial visibilizar el rol de la mujer en las disciplinas STEM para proporcionar modelos a seguir que motiven a las mujeres del futuro a explorar estas áreas de conocimiento.

Ana Villaescusa resalta la iniciativa de Diverciencia en fortalecer la participación de las mujeres en eventos clave, como la conferencia inaugural de la feria. Además, la organización lleva a cabo «Café con ciencia», un encuentro en el que una científica se reúne con 20-30 estudiantes para discutir diversos temas relacionados con los avances que las mujeres han realizado en la ciencia y su impacto en la sociedad.

¿Cuál es la razón detrás de la escasa presencia de profesionales tecnológicos, como analistas de datos e ingenieros de sistemas, tanto entre las mujeres como en general, en la provincia de Cádiz, a pesar de la alta demanda de estas profesiones?

Ante esta cuestión, Ana Villaescusa destaca los esfuerzos de su organización por promover la divulgación científica y abordar las deficiencias actuales en la representación de profesionales tecnológicos. Además, sugiere que sería pertinente indagar en las acciones llevadas a cabo por las universidades, particularmente la Universidad de Cádiz, así como examinar las prácticas de las escuelas de ingeniería, señalando que este aspecto constituye un área de mejora en la que todos los educadores deberían reflexionar.

Asimismo, resalta la importancia del rol de las empresas establecidas en Cádiz, cuestionando si hay suficientes oportunidades laborales para las mujeres en estos sectores. No obstante, subraya que mientras persista la carga desproporcionada del cuidado familiar sobre las mujeres y no se compartan equitativamente las responsabilidades domésticas, será difícil avanzar hacia una verdadera igualdad de género. «Porque al final, sigue habiendo tareas que seguimos haciendo las mujeres», concluye.

A esta reclamación se suma Ana Juárez enfatizando el compromiso de Diverciencia en proporcionar talleres que abarcan todas las edades, subrayando que recientemente han impartido talleres incluso para niños y niñas de tres años. Este enfoque inclusivo demuestra su firme convicción en la importancia de iniciar la concienciación y la apreciación por la ciencia desde las primeras etapas del desarrollo.

Por su parte, Ana Villaescusa reitera la necesidad urgente de que las instituciones universitarias reflexionen profundamente sobre esta problemática. Es esencial que la Universidad reconozca su papel en la promoción de la diversidad y la igualdad de género en los campos científicos y tecnológicos, y tome medidas concretas para abordar cualquier disparidad existente.

Otro importante factor de influencia es la familia. Según la psicóloga Ramona Palos y Loredana Robot, las elecciones profesionales de una persona están fuertemente influenciadas por su rol dentro de la familia, las relaciones con otros miembros familiares y los valores transmitidos en el hogar (Palos y Drobot, 2010).

Al abordar este tema, planteamos la pregunta a Ana Villaescusa y Ana Juárez sobre cómo las familias pueden motivar a sus hijas a explorar carreras en STEM.

Ante esta interrogante, Ana Juárez destaca que es un desafío complicado, dado que cada familia tiene su propia dinámica y a veces las disciplinas científicas no resultan tan atractivas como deberían. Por ejemplo, menciona que actividades como talleres sobre dinosaurios suelen tener una gran acogida, pero otras actividades no logran generar el mismo interés entre las familias.

En este sentido, Ana Villaescusa enfatiza la importancia de fomentar la curiosidad desde una edad temprana, a través de la lectura y la exploración activa del mundo que las rodea.

El trabajo desempeñado por Ana Juárez y Ana Villaescusa a través de su compromiso con la asociación Diverciencia Algeciras son de suma importancia para reducir la brecha de género y acercar a niñas y niños al apasionante mundo de la ciencia. Su dedicación y esfuerzos en la divulgación científica contribuyen significativamente a inspirar a las futuras generaciones, promoviendo así una mayor igualdad de oportunidades en el campo de STEM.

Cerrar la brecha de género requiere un profundo entendimiento de la situación actual y de los factores que la influencian. La frase «Si quieres cambiar algo, primero conócelo y después cambia las reglas» encapsula la sabiduría de abordar cualquier cambio con un enfoque informado y reflexivo. Juárez y Villaescusa son un claro ejemplo de ello, con su testimonio de vida y su labor desinteresada por la divulgación del papel de la mujer en las ciencias, están construyendo un puente hacia un futuro, esperemos que no muy lejano, no sea necesario reivindicar el papel de la mujer en la sociedad. Hasta entonces, cualquier colaboración por pequeña que sea es una nueva oportunidad para demostrar que la historia se escribe también en femenino.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba