Carnaval de Tarifa

Málaga se embriaga con las voces, acordes y los besos de la comparsa «La Huella»

La comparsa tarifeña puso al público en pie en el teatro de Teatinos

Pasaban unos minutos de las cuatro de la tarde, y la historia se volvía a repetir, mismo lugar, la plaza «Cinco de Oros», mismo motivo, volver a cantar coplas, pero en esta ocasión no en Cádiz, sino en Málaga. La comparsa «La Huella» emprendía el viaje hacia la tierra de los verdiales para presentar su repertorio de coplas ante el teatro Teatinos en la cuarta sesión de preliminares.

Fue un día especial, al que este grupo de apasionados del carnaval supo ponerle «Azúcar» como diría la desaparecida Celia Cruz.

Con un derroche de arte, la ciudad de Málaga recibía con entusiasmo todos los besos posibles, y algunos más, de los integrantes de la comparsa de Tarifa, «La Huella». Antes de su actuación en Teatinos, la agrupación regaló una interpretación espontánea en el metro de Málaga, llevando la alegría carnavalesca a todos los viajeros que compartían vagón con la comparsa en ese preciso momento. Las letras de Javier Casar García y José Carlos Luque León, acompañadas por la maestría musical de José Antonio Panes Oliva y Jesús Franco Guerrero.

Con este desfile digno de una mezcla entre alta costura y paso de oca camino al «Teatinos», el famoso teatro que más parece un laberinto, la banda dirigida por el maestro Juan Francisco Cádiz Vaca iba dejando su marca de arte y melodías a su paso, iluminando y conmoviendo a cualquier incauto que se atreviera a interponerse en su senda. ¡Porque, claro está, pasear no es solo para modelos de pasarela, sino también para artistas de la partitura!

La llegada triunfal de los comparsistas de Juan Vaca al teatro fue todo un espectáculo en sí mismo. Como si fueran deportistas antes del gran partido, decidieron calentar las voces con una oda épica a «un capitán que vino del mar después de que a su barquito lo sorprendiera una levantera», un pasodoble que forma parte del repertorio «Los levantera», agrupación con la que los tarifeños participaron en el concurso del Gran Teatro Falla en 2012 . Porque, como todos sabemos, nada mejor que una levantera para inspirar las notas más elevadas, y de eso, estos magos de las coplas saben mucho.

Mientras esperaban pacientemente su turno para subir al escenario, la levantera no se hizo esperar y se formó en el patio de butacas, que quedó impregnado de la huella de sus voces y acordes. Sí, porque una presentación que deja al público con ganas de más merece, sin duda, un viento fuerte y desordenado entre las filas. La audiencia, ávida de más dosis de arte tarifeño respondió arropándolos durante toda su actuación.

Los presentadores de 101tv, aún tratando de recoger los pedazos de sus emociones desparramadas por el suelo, destacaron el «gran nivel y fuerza» de la comparsa tarifeña. Preciosas cuartetas dedicadas a Málaga y sus verdiales coronaron el popurrí

Y así comparsa de Tarifa logró hacer que el público abandonara sus cómodos asientos y se pusiera de pie. Sí, como si estuvieran en un concierto de rock o presenciando el último hit de la temporada.

Y, como muestra de agradecimiento por el repentino entusiasmo vertical, la comparsa decidió agradecer al público con la única arma que conocen: ¡un pasodoble! Pero no un pasodoble cualquiera, no. Optaron por «Todos los Besos Posibles», del repertorio de «El Reino de la playa», proyecto con el que la comparsa se presentó en los carnavales de 2011. Y es que el público de Teatinos, entregado a la agrupación tarifeña desde el primer acorde, no merecía menos.

Así que, buenas coplas, ilusión, potencia y afinación, Tarifa dejó claro que su comparsa no solo es capaz de poner al público de pie, sino que también tiene el poder de hacerlos soñar con el universo inexplorado de los besos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba