Noticias de la Campiña

Vecinos de Guadalmesí desafían la muerte diariamente por carretera militar en ruinas

Ir a la compra, llevar a los niños al colegio, asistir al centro de salud a una cita médica son tareas normales que cada día realizamos todos, pero para estos vecinos, la realización de estas labores supone un importante riesgo ya que la carretera de acceso a sus viviendas se encuentra en auténtico estado de ruina. Se trata de una pista militar de titularidad del Ministerio de Defensa. Llevan más de 15 años reclamando que el estado invierta en reparar esta carretera que es el único acceso posible a sus viviendas, y aún nadie ha tomado cartas en el asunto.

Los habitantes de Guadalmesí se enfrentan a desafíos diarios y peligros inminentes al transitar por una carretera militar en condiciones deplorables. Incluso en días de clima favorable, transitar por esta vía se convierte en una tarea extenuante y arriesgada, especialmente para aquellos que no disponen de vehículos 4×4.

El tramo que va desde la entrada del kilómetro 90 de la N-340 hasta la Octava en los primeros metros presenta un pavimento irregular pero transitables. Sin embargo, más adelante, en las antiguas instalaciones militares cerca de Camorro, en la pista militar número cuatro, sortear los numerosos baches se vuelve una tarea titánica, como lo describe Antonio Triviño, presidente de la federación de asociaciones de vecinos de la campiña de Tarifa: «Aquí se te pone alguien malo y… Es como si estuviéramos en un país del tercer mundo. Con un acceso que nos hace jugarnos la vida a diario, con problemas de cortes de luz, suministro de agua, de hecho ni los taxistas quieren entrar aquí por el peligro que conlleva. Estamos abandonados».

La situación se agrava cuando el vehículo debe desviarse para evitar el lodo, los baches y las rocas en un tramo interminable. En ocasiones, el camino se ha vuelto tan impracticable que los residentes se han quedado aislados. Uno de los vecinos expresa su preocupación: «No se dan cuenta de que es necesario encontrar una solución definitiva a estos caminos. No solo por los vecinos, sino porque por aquí transitan turistas que vienen a hacer las rutas y senderos del parque natural, militares, guardias civiles, personal de emergencias, jueces que vienen a levantar cadáveres de inmigrantes, y todos tienen que pasar por aquí».

Esta difícil situación demuestra la urgencia de abordar el problema de la carretera militar en Guadalmesí, no solo para la seguridad y comodidad de los residentes, sino también para garantizar el acceso de los servicios esenciales a este núcleo rural del municipio de Tarifa.

Los representantes vecinales llevan años denunciando la negligencia del Ministerio de Defensa, que ha dejado en abandono estas infraestructuras. Desde 2011 que comenzaron las reclamaciones, trece años de espera han pasado, durante los cuales las condiciones de la carretera se han deteriorado gravemente por la falta de mantenimiento. La situación ha llegado a un punto crítico, con secciones de la carretera al borde del colapso.

A pesar de los esfuerzos anteriores, incluyendo iniciativas en el congreso y denuncias vecinales, la situación sigue sin resolverse. Es evidente que se necesita una acción inmediata para evitar tragedias, y aunque se ha intentado la mediación por parte del Ayuntamiento de Tarifa, la urgencia es tal que ya no se puede esperar más. Cada día que pasa, las vidas de los residentes están en mayor peligro. Es hora de actuar de manera decisiva y urgente antes de que sea demasiado tarde.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba